Newsletter Octubre 2018

Tony Stark siempre adoró estar en el centro de la escena. Pero tras una agitada serie de enfrentamientos con sus más grandes enemigos, el Avenger conocido como Iron Man decidió que la Tierra le había quedado chica. Así que, por tal motivo, acondicionó su armadura y se lanzó al espacio sideral en busca de nuevos horizontes. Allí, sus aventuras junto a los Guardianes de la Galaxia lo llevaron a confrontar al androide rigelliano 451, quien le contó sobre un experimento genético que le cambiaría la vida para siempre. Según el androide, Tony en realidad no era hijo biológico de Howard y María Stark, sino que este, un niño genéticamente modificado, se encontraba perdido en la Tierra y era poseedor de habilidades especiales.

Descargar Newsletter Octubre 2018


Newsletter pasados